Los sueños sueños son

Ojalá vengas a visitarme cuando duermo
porque en los sueños no me corre el tiempo ni los miedos.
En mis sueños soy libre y puedo hacer lo que quiero.
Cuando duermo nada me preocupa,
no estoy pensando qué hacer de comer 
o temer olvidarme de ir a buscar a mi hija al jardín.
Ojalá vengas a visitarme cuando duermo
porque en los sueños soy consciente que todo termina,
el factor sorpresa no existe. 
Es cuestión de abrir los ojos y saber que se escribe el punto final.
Y está bien.

Yo te quería

Yo te quería
como se quieren a las personas 
que querés tener en tu vida para siempre.
Yo te quería como un quinto Beatle,
como esa canción que suena en tu mente cuando estás contenta,
como la película preferida que te identifica,
como a las nubes.
Yo te quería,
y si, estoy segura que te quería
porque cada vez que te recordaba
se me erizaba la piel y se estrujaba el alma.
Yo te quería y te esperaba
como esperás que tu equipo convierta el gol que los consagre campeón del torneo,
como el invierno para dormir con mil frazadas
o como el verano para tomar cerveza helada.
Yo te quería,
y te pensaba,
y te esperaba
y me dormía.